Amor Propio.

Categoria:

“Para que te valoren debes de estar en el lugar indicado”.

El lugar correcto te valora de la forma correcta. Si no eres valorado no te enojes eso significa que estás en el lugar equivocado, porque para que te valoren debes de estar en lugar indicado.

Cada día debes de preguntarte, dónde estoy, cómo me considero y como me consideran, que lugar ocupamos. Aprender a valorarnos significa encontrar el camino correcto para ver, asimilar e incorporar la idea que eres un ser humano que merece todo como cualquier otro, que no estamos nunca por debajo de nadie, que somos tan capaces de conseguir como los demás las cosas que nos proponemos.

No busques la estima en otros, no busques que te valoren como persona inteligente y capaz, esperando la retribución del otro; y cuando no pasa la vida nos golpea duro porque no estamos preparados para esperar un rechazo de los demás y es ahí cuando nos preguntamos y ¿Por qué?, y es porque hay experiencias que nos hacen dudar de nuestra capacidad, por ello no debes permitir que tus experiencias malas o heridas te transformen en alguien que no eres, porque tú, no eres eso que te sucedió, “dicen que los mejores comienzos vienen de los peores finales”.

Aprender a valorarte demanda tiempo y esfuerzo y no se hace de la noche a la mañana. Sé tú mismo, sé auténtico, sé original. A veces la crítica de muchos malintencionada nos puede mentalizar de que lo que somos no vale, por eso en la vida hay que saber a quién sonreírle y a quien llorarle no todo el mundo merece ambas cosas o aún más no merece ninguna.

Por eso debes escucharte, para así aprender a valorarte a ti mismo y que los demás te puedan valorar. Si no te valoras es imposible que los demás lo hagan.

Quítate los pensamientos de no puedes, no lo hagas, vas a quedar mal, vas a fracasar, eres malo, quítate ese chip y corre el riesgo porque vale la pena hacer las cosas sin meditar tanto. Sé siempre humilde y eso no significa que tengas que agachar la cabeza, es entender o reconciliarse con la idea de que somos vulnerables.

Todos tenemos amor propio y el amor propio es validarse desde dentro todo lo que somos no esperar que el otro nos valide, deja de fijarte en lo que valen los demás y mejor fíjate en cuánto vales tú. Libérate de las etiquetas que te han creado y que tú te la has creído.

Valorarnos nos da confianza y respeto hacia nosotros, pero para valorarme no necesito que me valoren tanto los demás como necesito valorarme yo, confía en ti, confía en tu propio criterio sin sentirte culpable incluso cuando sea cuestionado, porque todos van a criticar para bien o para mal.

Tener presente tus cualidades, aceptarte que eres así, respetarte, conocerte, valorarte, quererte ese es el gran secreto para ser feliz.

Nunca cambie lo que más quieren en la vida, por lo que más deseas en el momento; porque el momento pasa, pero la vida sigue por eso uno debe atreverse hacer feliz y dar todo de uno para que los que nos rodean se sientan del mismo modo.

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email